La venida del Mesías en gloria y magestad, observaciones de Juan Josafat Ben-Ezra. [Followed by] Carta apologetica, por J. Valdivieso, Volume 1

Front Cover
1826
1 Review
Reviews aren't verified, but Google checks for and removes fake content when it's identified
 

What people are saying - Write a review

Reviews aren't verified, but Google checks for and removes fake content when it's identified
User Review - Flag as inappropriate

Tomo I

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 108 - Jesus mortuus est, et resurrexit ; ita et Deus eos qui dormierunt per Jesum adducet cum eo.
Page 391 - ¿No sabéis, que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros ? 17 Si alguno violare el templo de Dios, Dios le destruirá.
Page 126 - Exaltationes Dei in gutture eorum ; * et gladii ancipites in manibus eorum : Ad faciendam vindictam in nationibus ; * increpationes in populis. Ad alligandos reges eorum in compedibus : * et nobiles eorum in manicis ferreis.
Page 82 - Beatus, et sanctus, qui habet partem in resurrectione prima: in his secunda mors non habet potestatem : sed erunt sacerdotes Dei et Christi, et regnabunt cum illo mille annis.
Page 383 - ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios ! [Cuan incomprensibles son sus juicios, é inescrutables sus caminos ! 34 Porque ¿ quién entendió la mente del Señor?
Page 377 - El qual se opone, y se levanta sobre todo lo que se llama Dios, ó que es adorado ; de manera que se sentará en el templo de Dios, mostrándose como si fuese Dios.
Page 28 - Item sacram Scripturam, juxta eum sensum quem tenuit et tenet sancta Mater Ecclesia, cujus est judicare de vero sensu, et interpretatione sacrarum Scripturarum admitto : nee eam unquam, nisi juxta unanimem consensum Patrum, accipiam et interpretabor.
Page 292 - ... abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su nombre, y su tabernáculo, y á los que moran en el cielo. 7 Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos.
Page 297 - Y vi una de sus cabezas como herida de muerte ; y fue curada su herida mortal. Y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia.
Page 108 - Señor, no nos adelantaremos a los que murieron; porque el mismo Señor con mandato y con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán los primeros.

Bibliographic information