Palabras de un creyente á los gobiernos y al pueblo, ó, Refutacion de los pensamientos y planes socialistas de la escuela de Lamennais

Front Cover
José Taul, 1858 - 322 pages
0 Reviews
Reviews aren't verified, but Google checks for and removes fake content when it's identified
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Other editions - View all

Common terms and phrases

Popular passages

Page 122 - Y me arrebató en espíritu al desierto ; y vi una mujer sentada sobre una bestia bermeja, llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. « Y la mujer estaba cercada de púrpura, y de escarlata, y adornada de oro, y de piedras preciosas y de perlas, y tenía un vaso de oro en su mano lleno de abominación, y de la inmundicia de su fornicación.
Page 174 - ... intereses materiales. Pues bien, señores: Enrique IV no es un hombre solo: es la personificación de toda su raza, es la raza borbónica; raza que ha venido al mundo para dos cosas: para hacer á los pueblos industriosos y ricos y para morir á manos de las revoluciones. ¿Quién no admira, señores, estas grandes, estas magníficas consonancias de la Historia? Ved ahí dos razas más enemigas todavía en el campo de las ideas, que en los campos de batalla: la raza austríaca pone en olvido...
Page 266 - No todo el que me dice, Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése entrará en el reino de los cielos.
Page 208 - De cierto os digo, que un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos. 24 Mas os digo, que más liviano trabajo es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.
Page 100 - ... una admirable conciencia pública, rica de sublimes máximas morales, de reglas de justicia y equidad, y de sentimientos de pundonor y decoro, conciencia que sobrevive al naufragio de la moral privada, y que no consiente que el descaro de la corrupción llegue al exceso de los antiguos...
Page 229 - Ahora que ha nacido un parvulito para nosotros y se nos ha dado un hijo, el cual lleva sobre sus hombros el principado, o la divisa de rey, y tendrá por nombre el Admirable, el Consejero, Dios, El Fuerte, el Padre •del siglo venidero, el Príncipe de la Paz.
Page 123 - ... hierro, y de mármol, y de cinamomo o canela, y de perfumes, y de ungüentos olorosos y de incienso, y de vino, y de aceite, y de flor de harina, y de trigo, y de bestias de carga, y de ovejas, y de caballos, y de carrozas, y de esclavos, y de vidas de hombres o gladiadores... ¡Oh, Nueva York!... Los traficantes de estas cosas que se hicieron ricos, se pondrán lejos de ti, por miedo y gimiendo y llorando dirán: ¡Ay, ay de la ciudad grande que andaba vestida de lino delicadísimo, y de púrpura,...
Page 22 - ... rostro : reclinada en su lecho de azucenas , con la copa de oro , que guarda el néctar de la vida de sus dioses en una mano , y en la otra la lira que produce ardorosos himnos, se mira en el celeste seno de aquellos mares, donde se mezclan las aguas del Asia y de la Europa como la cadencia de una eterna ende'cha de amor; y deja errar su mirada por aquellos esplendorosos cielos , y pidiendo inspiracion á los mares, á las montañas, á los bosques, á los horizontes, dicta á Homero sus poemas,...
Page 142 - ... las puertas, y las puertas no se cerrarán. 2 Yo iré delante de tí ; y abaxaré á los poderosos de la tierra : quebrantaré puertas de bronce, y haré pedazos barras de hierro. 3 Y te daré los tesoros escondidos, y las riquezas guardadas : para que sepas, que yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te llamo por tu nombre.
Page 123 - Cuando se ha engreído y regalado, dadle otro tanto de tormento y de llanto, ya que dice en su corazón: Estoy como reina sentada en solio, y no soy viuda, y no veré duelo. Por eso, un día sobrevendrán sus plagas, mortandad, llanto y hambre, y será abrasada del fuego, porque poderoso es el Dios que ha de juzgarla.

Bibliographic information