Page images
PDF
EPUB

nombres de los ídolos, y no se nombrarán mas: y esterminaré de la tierra los falsos profetas, y el espíritu impuro*. Esta promesa de Dios se ha verificado jamás? ¿Cuando? Si jamás se ha verificado, no deberá llegar algun tiempo en que se verifique plenísimamente? ¿ Este tiempo podrá ser, segun las Escrituras, antes de la vendi mia, ó de la mies, ó de la consumacion del siglo ?

PARRAFO II.

293. Desde el principio del mundo hasta el dia presente así como no se ha visto jamás una justicia universal en todo nuestro orbe, así no se ha podido ver una paz universal : estas dos cosas parecen absolutamente inseparables, como que dependen mutuamente la una de la otra: ó las dos han de vivir en el mismo orbe, como dos buenas hermanas en la misma casa, ó las dos han de faltar del todo, porque es imposible viva la una sin la otra. Aun entre los dos primeros hermanos que hubo en el mundo, no pudo conservarse la paz, porque el uno era justo y el otro no; y rota la paz, se debió ver luego la injusticia.

294. Este es, pues, el tercer medio que tiene Dios reservado en sus tesoros, para la justicia universal de la nueva tierra; esto es, la paz universal. Esta paz universal, segun las espresiones de la Escritura santa, debe ser como la basa, y como la ley primaria y fundamental del reinado de Cristo. Así se halla anunciada, y prometida para aquellos tiempos, no menos que la justicia universal : la justicia, y la paz se besaron: 6 como lee la version arabiga se vieron cara á cara †, y se anuncia en el salmo lxxxiv, el cual leido con mediana atencion se halla todo entero, desde la primera á la última palabra inacomodable

[Sicut scriptum est]: Et erit in dia illa, dicit Dominus exerci tuum: Disperdam nomina idolorum de terra, et non memorabuntur ultra: et pseudoprophetas, et spiritum immundum auferam de terra. -Zach. xiii, 2.

+ Justitia, et pax osculatæ sunt [Viderunt se facie ad faciem 1]. — Ps. lxxxiv, 11.

á otros tiempos fuera de los tiempos futuros, ó del orbe futuro, del que se habla. En el salmo xlv, se ve la misma idea: Venid (dice), y ved las obras del Señor, las maravillas que puso sobre la tierra: Que aparta las guerras hasta la estremidad de la tierra. Hará trizas el arco, y quebrará las armas: y quemará al fuego los escudos *. Lo mismo en el salmo lxxv. Y está hecho su asiento

en la paz, y su morada en Sión. Alli quebró las fuerzas de los arcos, el escudo, la espada, y la guerra †. Sígase hasta el fin la consideracion de este breve salmo, y se entiende al punto así lo que anuncia, como los tiempos de que habla.

295. En Isaías se dice del Mesías indubitablemente para su segunda venida (pues en la primera ni ha sucedido, ni ha podido suceder segun las mismas predicciones), que juzgará á las naciones, y convencerá á muchos pueblos; y de sus espadas forjarán arados, y de sus lanzas hoces: no alzará la espada una nacion contra otra nacion, ni se ensayarán mas para la guerra‡. Y en el cap. ix, ver. 6 dice: será llamado su nombre... Príncipe de paz. Se estenderá su imperio, y la paz no tendrá fin (ó término): se sentará sobre el solio de David §, &c.

296. En Miqueás: Juzgará entre muchos pueblos, y castigará á naciones poderosas hasta léjos: y convertirán sus espadas en rejas de arados, y sus lanzas en azadones:

[ocr errors]

* Venite, et videte opera Domini, quæ posuit prodiga super terram: Auferens bella usque ad finem terræ. Arcum conteret, et confringit arma: et scuta comburet igni. Ps. xlv, 9 et 10. + Et factus est in pace locus ejus: et habitatio ejus in Sion. Ibi confregit potentias arcuum, scutum, gladium, et bellum. — Ps. lxxv. 3 et 4.

Et judicabit gentes, et arguet populos multos: et conflabunt gladios suos in vomeres, et lanceas suas in falces: non levabit gens contra gentem gladium, nec exercebuntur ultrà ad prælium. — Isai. ii, 4.

§ Vocabitur nomen ejus... Princeps pacis. Multiplicabitur ejus imperium, et pacis non erit finis [sive terminus]: super solium David... sedebit, &c. Isai. ix, 6 et 7.

no empuñará espada gente contra gente; ni se ensayarán mas para hacer guerra. Y cada uno se sentará debajo de su vid, y debajo de su higuera, y no habrá quien cause temor: pues lo ha pronunciado por su boca el Señor de los egércitos.*.

297. Querer ya dar por verificadas todas estas cosas, en la primera venida del Mesías, ó en la Iglesia presente, aún despues de haber visto todo lo contrario en todos los diez y ocho siglos que nos han precedido, parece lo sumo á que puede llegar el despotismo y la violencia, ó dirémos mejor: el miedo ó pavor del fantasma milenario. De este asunto tratámos difusamente en todo el fenómeno décimo, al cual nada ocurre por aora que añadir ni quitar. Examínese este con mayor atencion.

298. El cuarto medio conducentísimo para la unidad de fe, de costumbres, de union y fraterna caridad entre todas las gentes y familias de la tierra, será sin duda la uniformidad en el idioma ó en la lengua: esta será entónces una sola en todo nuestro orbe, al que restituirá Dios la lengua primitiva que se habló desde Adán hasta Noé, ó la que se habló desde Noé hasta la época de la confusion 6 multiplicacion de lenguas, que sucedió en la construccion de la torre de Babél, cuando todavia era la tierra de un solo lenguage, y de unas mismas palabras... Y por esto fué llamado su nombre Babél, porque allí fué confundido el lenguage de toda la tierra; y desde allí los esparció el Señor sobre la haz de todas las regionest. Pues esta confusion ó esta innumerable multitud y diversidad de len

Et judicabit inter populos multos, et corripiet gentes fortes usque in longinquum: et concident gladios suos in vomeres, et hastas suas in ligones: non sumet gens adversùs gentem gladium; et non discent ultrà belligerare. Et sedebit vir subtus vitem suam, et subtus ficum suam, et non erit qui deterreat: quia os Domini exercituum locum est.-Mich. iv, 3 et 4.

+ Labii unius, et sermonum eorundem... Et idcircó vocatum est nomen ejus Babel, quia ibi confusum est labium universæ terræ: et inde dispersit eos Dominus super faciem cunctarum regionum. — Gen. xi, 1 et 9.

-

guas, que hasta aora divide y separa unas gentes de otras, como si no fuesen todas hijas de un mismo padre y de una misma madre, esta digo, cesará del todo, se acabará, se aniquilará, y no habrá memoria de ella en el siglo venturo: quedando solamente una, elegida del sumo Rey, que en breve hablarán espeditamente todas las reliquias de todos los pueblos, tribus y lenguas, y consiguientemente toda su posteridad ó descendencia.

299. Es ciertísimo que esta noticia no se halla clara y espresa, sino solamente en un Profeta, que es Sofonías: mas esto; qué importa? ¿Será menos cierto lo que el Espíritu santo habló por un Profeta, que lo que habló por muchos ? ¿ Será menos cierta la venida de los magos á Belén y la muerte cruelísima de los inocentes, porque un solo evangelista refiere este suceso? Ved aquí, pues, el testo todo entero de Sofonías, por el cual parece indubitable, así la promesa de Dios, como los tiempos de que habla: Por tanto espérame, dice el Señor, en el dia venidero de mi resurreccion (6, como leen conocidamente mejor Pagnini y Vatablo, para del dia que yo me levantaré para despojar) porque mi sentencia es recojer las naciones, y reunir los reinos: y derramaré sobre ellos mi indignacion, toda la ira de mi furor: porque con el fuego de mi celo será devorada toda la tierra. Porque entonces daré á los pueblos lábio escogido, para que todos invoquen el nombre del Señor, y le sirvan con un solo hombro (ó bajo un yugo, como leen los LXX: ó con un solo ascenso, como lee Pagini*) tres modos de esplicar una misma cosa.

300. Decís aqui, aunque confusa y oscurísimamente,

:

* Quapropter expecta me, dicit Dominus, in die resurrectionis meæ in futurum [sive ad diem qua consurgam ad spolia], quia judicium meum ut congregem gentes, et colligam regna: et effundam super eos indignationem meam, omnem iram furoris mei in igne enim zeli mei devorabitur omnis terra. Quia tunc reddam populis labium electum, ut invocent omnes in nomine Domini, et serviant ei humero uno. [Seu jugo uno: sive consensu uno.]-Sophon. iii, 8

que toda esta profecía se puede bien acomodar á la vocacion de las gentes que sucedió despues de la resurreccion de Cristo: pues ácia los principios de esta gran época cuando apenas habian pasado cuarenta años, congregó Dios contra los Judios las gentes y los reinos: esto es, las legiones romanas, con Vespasiano y Tito, y derramó sobre ellos: esto es, sobre los Judios, no sobre las gentes y reinos, su indignacion, toda la ira de su furor: porque con el fuego de su celo será devorada toda la tierra: esto es, toda la tierra de Judea, &c. Aora, en esta inteligencia violentísima ¿qué sentido pueden admitir aquellas palabras del mismo contesto: daré á los pueblos lábio escogido, para que todos invoquen el nombre del Señor, y le sirvan con un solo hombro?

[ocr errors]

301. A esta pregunta bien incómoda, respondeis, lo primero que el verdadero sentido de estas palabras puede ser este: en el dia de mi resurreccion, ó desde este dia para adelante✶ yo volveré á los pueblos, ó les daré (¡ ó Cristófilo!) Es lo mismo dar que volver? Es lo mismo dar que restituir? Del verbo reddo dice y prueba Faciolati (que propiamente significa restituir lo que se habia tomado ó quitado +) un lábio electo: esto es, puro y santo, para que todos invoquen unánimemente el nombre del verdadero Dios, lo sirvan, lo alaben, y lo magnifiquen; y esto cada uno en su propia lengua. Optimamente: mas yo veo, que vos mismo no quedais satisfecho de esta inteligencia, pues inmediatamente añadís otra, la cual debe suplir los defectos de la primera. Por tanto respondeis inmediatamente lo segundo: que este lábio electo, ó lengua ó idioma, se verificará plenamente allá en el cielo empíreo, despues de la resurreccion universal, pues en aquel pais felicísimo todos los pueblos, ó todos los individuos de toda tribu, y pueblo, y lengua, y nacion que entraren

[blocks in formation]

↑ Reddo propiè est rem acceptam, vel ablatam restituere. - Diccionar Faciolat. litt. R.

TOMO III.

P

« PreviousContinue »