Vida íntima de Mosén Jacinto Verdaguer

Front Cover
imprenta "El Siglo XX", 1911 - 314 pages
0 Reviews
Reviews aren't verified, but Google checks for and removes fake content when it's identified
 

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Common terms and phrases

Popular passages

Page 177 - VE ni de perjudicar en lo más mínimo a la Santa Iglesia, por cuyas divinas enseñanzas estoy dispuesto a derramar hasta la última gota de mi sangre. «Dios Nuestro Señor se dignó favorecerme con una cruz, de la que no he sabido sacar todo el provecho espiritual que debía, y por ello pido perdón a su divina Majestad, que seguramente no ha de negármelo. También espero que el espíritu magnánimo de VE, que tantas proezas ha realizado con universal admiración, manifestará, una vez más, su...
Page 122 - Registro, por el cual se constituyeren, trasmitieren, reconocieren , modificaren ó extinguieren derechos sujetos á inscripción según la misma ley, si el objeto de la presentación fuere hacer efectivo en perjuicio de tercero el derecho que debió ser inscrito.
Page 122 - Notario que sin verificarse la inscripción no será aquél admitido en los Juzgados y Tribunales, Consejos y oficinas del Gobierno, si el objeto de la presentación fuere hacer efectivo en perjuicio de tercero el derecho que debió ser inscrito, salvo los dos casos de excepción que comprende el artículo 390 de la ley Hipotecaria. Art. 9.°...
Page 116 - ... aunque se justificase no ser cierta la entrega en todo ó en parte: Se otorga este mutuo con sujeción á los pactos siguientes: Primero.
Page 136 - Es inevitable que Mosén Jacinto, mientras esté bajo la influencia de ciertas personas, no curará, y como que si no desaparece la causa tendremos siempre el efecto que deploramos, juzgo inútiles cuantos sacrificios se hagan para librarle de sus actuales acreedores, ya que, continuando el mismo ambiente, de nuevo le comprometerán. Entiendo, pues, que se ha de hacer todo lo imaginable para conseguir que se aleje del centro en que vive.
Page 268 - Su vida mortal, que subió hasta el cenit, serena e indiscutida, casi impalpable, ideal, declinó de pronto, ensombrecida y tempestuosa. La tribulación descendió al espíritu del hombre y la necesidad a su cuerpo; sus pasiones dormidas se agitaron, su razón...
Page 169 - Notario del Ilustre Colegio del territorio de la Audiencia de Barcelona, con residencia en esta ciudad, y los testigos que se nombrarán, han comparecido los madre é hijo D.
Page 269 - Y, de entre el obscuro torbellino, irguióse un instante el hombre vehemente, irascible ; el campesino de ruda faz y mano callosa y dura, el montañés que se rebela. Pero Verdaguer era sacerdote cristiano, y se rebeló abrazado a la cruz. ¡ Singular actitud ! ¡ Tremendo contraste ! Verdaguer era poeta, y el poeta cantó las tribulaciones del sacerdote entre las pasiones del hombre.
Page 269 - Sant Francesch», cuando Verdaguer, para hacerse superior a su tribulación, se esfuerza en identificar su alma con la del seráfico. Esto estalla en las «Flors del Calvari», donde los gritos de la rebeldía del hombre, mal contenidos, ahogan, casi las forzadas oraciones. Después, la tempestad se aleja; el hombre se repliega otra vez, lenta y dolorosamente, bajo los hábitos del sacerdote ; la paz se hace, el canto místico resurge algo más melancólico, algo más débil...
Page 126 - ... bos, para que pueda ser feliz siendo perdonada, y mi alma pueda salvarse y en el tiempo que tenga de vida sea para bien de Dios y siendo así podré dar buen ejemplo á una hija que tengo que oy está en la inocencia.

Bibliographic information